UN RECUERDO AGRADECIDO Y EMOCIONADO

Angeles Galino Carrillo, profesora, investigadora, gestora educativa y exdirectora General de La Institución Teresiana, nos ha dejado,  pero su impronta permanece para siempre en nosotras. Su saber hacer y su servicio incondicional a la educación  se ha manifestado en sus múltiples actividades.

En 1962 fue nombrada Directora de la Escuela Nacional del Profesorado. Miembro de la Real Academia de doctores (1980) y de la Real Academia de ciencias morales y políticas en 1987. Directora General  de Enseñanza Media y Profesional y Directora de Ordenación Educativa, y posteriormente Presidenta del Patronato del CENIDE (Centro Nacional de Investigaciones Educativas). Se involucró en el debate y en la elaboración del libro Blanco en el que se basó la Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa (1970), que posteriormente desarrolló junto con el equipo ministerial siendo Directora General de Enseñanza Media y Profesional. Fue Directora General de la Institución Teresiana desde 1977 a 1988.

Hay que resaltar la activa labor de Angeles Galino en las reivindicaciones del papel de la mujer en la sociedad y en su educación.

Ángeles Galino promovió la creación del IEPS, sucesor de los centros pedagógicos de Pedro Poveda a quien ella tanto admiró y del que se inspiró para sus reformas educativas, adaptando la pedagogía povedana a los distintos momentos  de la sociedad.  Posteriormente crea la Fundación Castroverde para dar cobertura jurídica a las actividades del IEPS. Alentó, supervisó y estimuló la investigación, la experimentación en centros educativos de estas investigaciones, con la creación del método Somosaguas  cuyo impacto fue un elemento novedoso en aquellos tiempos. Para difundir este método impulsó la edición de libros de texto que llevaban el marchamo del método experimental, al mismo tiempo que potenciaba la Formación del profesorado en las nuevas directrices marcadas por la Ley General de Educación de 1970.

Nos dice adiós con las manos llenas  de proyectos impulsados y acciones culminadas y el corazón  repleto  de amor por la educación, los educadores y los educandos.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *